jueves, 20 de marzo de 2014

La plaza en Argentina.



…son bailes de plaza?


La distinción entre danza tradicional, baile de plaza o danza de escenario, encierra todas las similitudes y diferencias que uno pueda imaginar. Según el criterio que se repite año a año en los encuentros de danza vasca entre grupos pertenecientes a sus respectivas Euskal Etxeak, esta distinción es clara y notoria, la danza tradicional es aquella que se realiza en la plaza, y la creación es aquella que se debe realizar en el escenario.


EUSKAL HERRIA
ARGENTINA
EUSKAL DANTZAK
BAILES DE PLAZA
DANTZARI DANTZA
EZPATA DANTZA
MIKEL DEUNA EZPATA DANTZA
SAN MIGUEL (Olaeta)
UZTAI TXIKIENA
ARCOS MIXTOS
UZTAI HAUNDIENA
ARCOS DE FLORES

La mirada a una simple fotografía estática de estos llamados bailes de plaza, nos diría que esta aseveración es acertada, no hay nada que indique que no estamos ante la plasmación de rituales perfectamente elaborados, estrictos y diagramados en el tiempo.


La uniformidad del vestuario, como eje la ikurriña, en un repetido-secuenciado rojo blanco y verde esconde un criterio partidario desde una opción política tomado en un momento histórico determinado. No es ningún delito seguir ejecutando estas directrices, pero mantenerlas y obligar al ajeno a continuar perse esta línea marcada, daría a pensar que un alineamiento ideológico se desliza y se mantiene en el subconsciente colectivo de toda una masa crítica de grupos. Sin dar opción a tener una visión y realización propia de la historia de nuestro folklore.
Las modas  conjugadas con decisiones folklóricas no son patrimonio de la modernidad, es seguro, a la vez que la modernidad tiene herramientas para desenmascarar estas modas y prioridades folklóricas. La distinción baile de plaza=danza tradicional no resiste un  análisis sonoro histórico. La ausencia total de grabaciones profesionales de la totalidad de los llamados bailes de plaza en la tradición Argentina de los centros vascos, nos pone en la disyuntiva  en la que las palabras cambio, adaptación y coreografía deben de estar presentes.

Este desequilibrio entre la coreografía y su sustento musical, asienta la aseveración, por la cual estamos ante una asimilación coreográfica de formas tradicionales. Favoreciendo los movimientos y secuencias preferidos por los corógrafos y/o ejecutantes ante la tradición coreográfica de sus pares en Euskal Herria. 
  Los lectores habituales de este blog, no estarán sorprendidos ante estas aseveraciones, ya que tales premisas folklóricas, han sido desgranadas durante estos últimos tres meses. Criterios y razonamientos, históricos y artísticos, han demostrado, la realidad en la que estamos asentados, pudiendo cada lector sacar sus propias conclusiones y hacer su propia comparativa.


La evolución en estas representaciones en la plaza hacia una actuación conjunta, y no sobre criterios particulares de cada corógrafo, ya fue propuesta a principios de los 90 por J.A.Urbeltz., sin resultado en el tiempo alguno. Programas como Gaztemundu 2002, abrieron una ventana hacia el futuro, efímero por desgracia. Curso  del 2006 desde FEVA, cuya última finalidad era la fiesta del sábado noche, dejan huerfanos y a la deriba los esfuerzos particulares que se siguen realizando. Este año ante la nueva edición del Gaztemundu Euskal Dantzak, se abre la posibilidad de iniciar un punto de inflexión, desde el conocimiento y realización de la danza tradicional, compromentiendonos con su realización conjunta, y así sentar las bases para  una composición coreográfica futura sustentada en bases de conocimiento sólidas.

                                                                                                 Aitor Alava